Archivos en la Categoría: Canto

Sea la paz

Hoy les tengo un himno que canté en inglés el año pasado y me encantó. Ha llegado a ser uno de mis himnos preferidos. Espero lo disfruten!

http://www.youtube.com/watch?v=DFBKZCUzIIU

¡Maestro, se encrespan las aguas!

¡Y ruge la tempestad!

Los grandes abismos del cielo

Se llenan de oscuridad;

¿No ves que aquí perecemos? ¿Puedes dormir así,

Cuando el mar agitado nos abre

Profundo sepulcro aquí?

CORO

Los vientos, las ondas oirán tu voz, ¡Sea la paz!

Calmas las iras del negro mar,

Las luchas del alma las haces cesar,

Y así la barquilla do va el Señor,

Hundirse no puede en el mar traidor.

Doquier se cumple tu voluntad,

¡Sea la paz! ¡Sea la paz!

Tu voz resuena en la inmensidad !Sea la paz!

Maestro, mi ser angustiado,

Te busca con ansiedad;

De mi alma en los antros profundos

Se libra cruel tempestad;

Pasa el pecado a torrentes Sobre mi frágil ser,

¡Y perezco, perezco, Maestro!

¡Oh, quiéreme socorrer!

CORO

Los vientos, las ondas oirán tu voz, ¡Sea la paz!

Calmas las iras del negro mar,

Las luchas del alma las haces cesar,

Y así la barquilla do va el Señor,

Hundirse no puede en el mar traidor.

Doquier se cumple tu voluntad,

¡Sea la paz! ¡Sea la paz!

Tu voz resuena en la inmensidad !Sea la paz!

Maestro, pasó la tormenta,

Los vientos no rugen ya,

Y sobre el cristal de las aguas

El sol resplandecerá;

Maestro, prolonga esta calma

No me abandones más,

Cruzaré los abismos contigo,

Gozando bendita paz.

CORO

Los vientos, las ondas oirán tu voz, ¡Sea la paz!

Calmas las iras del negro mar,

Las luchas del alma las haces cesar,

Y así la barquilla do va el Señor,

Hundirse no puede en el mar traidor.

Doquier se cumple tu voluntad,

¡Sea la paz! ¡Sea la paz!

Tu voz resuena en la inmensidad !Sea la paz!

calm before the storm11 Calm Before The Storm

Anuncios

Tu Fidelidad

En estos días he estado disfrutando mucho de este himno, porque estoy descubriendo la verdad del coro otra vez. Dios es fiel. Trabaja cuando no lo vemos, obra sin darnos cuenta nosotros y de repente sale él con todas sus bendiciones que él estaba arreglando mientras nosotros nos quejábamos!

Es tu fidelidad tan grande, oh Padre;

Tú dices la verdad, descanso allí.

Tu luz rodea mi senda en el mundo,

tu voz me anima, mi fuerza es en  Ti.

Oh qué fidelidad! Oh qué fidelidad!

Nunca me canso de darte loor. 

Cada mañana es nueva tu gracia;

inalterable es tu gran amor.

En tu presencia, oh Dios, hay gran descanso,

dulce consolación, perfecta paz.

Al ver las glorias de Cristo el Señor

le hemos de celebrar siempre jamás.

Oh qué fidelidad! Oh qué fidelidad!

Nunca me canso de darte loor. 

Cada mañana es nueva tu gracia;

inalterable es tu gran amor.

En los brazos del Señor Jesús

Qué felicidad, con Jesús estar

en los brazos del Señor Jesús!

No se temerá del furioso mar,

en los brazos del Señor Jesús.

Descansando en los brazos del Señor Jesús.

Descansando en los brazos del Señor Jesús.

A Dios gracias doy que seguro estoy

en los brazós del Señor Jesús.

Redimido soy, y al al gloria voy

en los brazós del Señor Jesús.

Descansando en los brazos del Señor Jesús.

Descansando en los brazos del Señor Jesús.

Oh, qué libertad, qué tranquilidad,

en los brazos del Señor Jesús!

Mi alma alegre está por su gran bondad,

en los brazos del Señor Jesús.

Descansando en los brazos del Señor Jesús.

Descansando en los brazos del Señor Jesús.

Fotografía: http://lovestthoume.com/PoetryPages/EverlastingArms.html

La paz de Dios

http://www.youtube.com/watch?v=Quj8lA4W9is&feature=related

 

Cual la mar hermosa es la paz de Dios,

Fuerte y gloriosa, es eterna paz;

grande y perfecta, permio de la curz,

fruto del Calvario, obra de Jesús.

 

Descansando en Cristo

siempre paz tendré.

En Jehová confiando,

nada temeré.

 

Oh, Señor amado, Tú nos das quietud;

de Ti recibimos celestial salud.

Haznos conocerte, te amaremos más;

sé Tú nuestro dueño, Príncipe de paz.

 

Descansando en Cristo,

tengo siempre paz.

En Jehová confiando,

hallo gran solaz.

De Él

Romanos 14:8

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos o que muramos del Señor somos.

?De verdad sabemos esto?  ?Cuántas cosas hago yo consciente de que soy del Señor? ?Seguiría mi vida igual si yo siempre me acordara de que soy del Señor? (Nota: “Señor”, es decir, él manda. Yo sirvo.)

iSoy del Señor! Silencia toda queja

y da descanso al afligido ser.

Rendido a ti, oh Padre, tu hijo acepta:

“Es lo mejor tu voluntad hacer.”