Archivos mensuales: noviembre 2010

Mateo 25:23

Mat. 25:23

Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

¿Qué es lo poco en mi vida? ¿Qué debo administrar? Quizás no tenga mucho dinero, lo que tengo, ¿en qué lo gasto?

¿De qué más estoy encargada? Leer más de esta entrada

Anuncios

Orando…

 

Soy yo,

de nuevo aquí;

aquí para orar,

porque vida sin ti, no es.

Porque soy débil, te necesito.

Oro por otros y por mí;

y te doy las gracias;

y te adoro.

Soy yo.

Colosenses 2:6,7

Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

Sí, soy salva. Recibí al Señor Jesucristo.

Ahora, ¿cómo ando?

¿Estoy arraigada en Jesucristo? O, ¿me gusta tenerlo en mi vida como accesorio en lugar de base? Él no debe ser como unos tacones que me pongo cuando me quiero ver bien. Él es lo básico, mi fundamento, ¡mi vida debe girar alrededor de él!

Luego, ¿he crecido en él? ¿Soy bebé, aún queriendo que me den todo por biberón? O, ¿ya tomo unas galletitas yo sola? ¿Me espero a las reuniones para abrir la biblia? O ¿busco en la Palabra para ver lo que Dios me quiere decir? ¿Aprendo algo nuevo todos los días?

Confirmada en la fe… ¿qué creo yo? ¿Estoy segura de lo que dice Dios? ¿Es firme mi fe?

¡Hay que ponernos las pilas, amigos! ¡Hay que dar gracias por todo lo que tenemos y por la oportunidad de tener y hacer todo esto!

Salmo 40:8

 

El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado,
Y tu ley está en medio de mi corazón.

Puedo decir esto con verdad? Realmente me agrada, es un deleite, disfruto hacer la voluntad de Dios? Es lo que más me gusta?

Nada

Anoche me senté y me dije: “Erika, ¡les estás fallando a los lectores de tu blog! ¡Tienes casi una semana sin escribir! ”

Fruncí la ceja y respondí: “Pues sí, pero da la casualidad de que nada, absolutamente nada me ha inspirado. ¿A poco quieres que escriba puras cosas chafas? ”

“¡Pues, escribe sobre no estar inspirada!” Me regañé.

“Erika, tienes momentos de genio. Rara la vez, pero pasa.”

Y he aquí el resultado de esa conversación interna junto con mil disculpas (bueno, no tantas, ponle que cien) por haberles abandonado por casi una semana.

Nada.

Pasan días,

y no siento nada.

Mi mente se siente en ceros.

Mis emociones lo sienten también.

Sólo mi alma sigue viva.

Sólo gracias a Dios.

Y en lo demás:

Nada