Archivos por Etiqueta: Salmo

Efesios 5:19,20

“…hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”                         Efesios 5:19, 20

El otro día mientras leía este versículo me di cuenta que hay una relación entre las acciones que se encuentran en estos versículos.

– entre vosotros (hablar)

– en vuestros corazones (alabar)

– a Dios (dar gracias)

Cada una de estas acciones tiene como resultado el siguiente.

Primero, debemos darle gracias a Dios por todo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Esto llevará a que en nuestros corazones cantemos y le alabemos. El resultado natural de eso es que entre nosotros hablemos con salmos, himnos y cánticos espirituales.

El efecto también funciona al revés. Si entre nosotros hablamos con salmos, himnos y cánticos espirituales, cuando estemos sólos vamos a alabar a Dios en nuestros corazónes y eso terminará en agradecimiento a Dios.

Esto quiere decir que vamos a pasarnos la vida cantando? No creo, a menos de que te guste cantar muchísimo, y eso está bien. 🙂 Pero, el punto es tener una actitud de alegría. Si hablamos de lo bueno que ha sido Dios con nosotros, eso nos hara alabar y agradecerle en privado. Si le alabamos y le agradecemos en privado, sólo es natural que hablemos de lo que agradecemos con otros porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Así que, empieza a expresar el gozo de tu salvación por un lado o por el otro y verás que afectará toda tu vida para bien.

Anuncios

No a nosotros

Salmo 115: 1

No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros,

sino a tu nombre da gloria

por tu misericordia, por tu verdad.

Mi ojo cayó sobre este versículo y me detuvo. “No a nosotros…, sino a tu nombre.” ?De verdad quiero eso? me pregunté.

?Cuánto hago yo en el día para glorificarme a mí? Cuando la ayudé a mi mamá, cuando le sonreí a mi hermano, cuando le di un consejo a mi compañera de clase, cuando oré por mis compañeros de trabajo, cuando le di un folleto al chofer del camión…  ?Porqué lo estoy haciendo? ?De verdad es para glorificar a Dios? ?O es para mí?

Revisemos nuestros motivos hoy. Que Dios nos ayude a sólo glorificarlo a Él. Que nos use para glorificar a su nombre, no a nosotros.

Un Amigo Fiel

Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos;
Derramad delante de él vuestro corazón;
Dios es nuestro refugio. Selah

 

Me dio gusto leer este versículo ayer. Me dijo varias cosas que necesitaba recordar.

Puedo esperar en Él. Yo tengo un enorme problema: falta de paciencia. 🙂 Pero Dios me recordó que debía esperar en Él. Si espero en Él, no esperaré en vano. Dios sabe lo que hace y lo hace sólo en Su tiempo.

Además, puedo derramar delante de Él mi corazón. Dios es el mejor Amigo que podría tener. Él está dispuesto a escuchar lo que siento, sea sobre mi familia, mis amigos, mi futuro o aún mis posesiones. Él quiere que yo tenga la confianza de derramar ante el mi corazón.

Y Él me protegerá. Él es mi refugio. Con Él hallaré consuelo si me preocupa mi familia, si extraño a mis amigos, si el futuro me da temor o si me estrésan mis posesiones.

Le importo a Dios. Selah.

Lo que Él hizo

Juan 1:11, Isaías 53:5, Salmo 35:12-14

Por nuestras aflicciones
Él se preocupó.
A lo suyo vino
y se entregó.
Por nuestras rebeliones
Él herido fue.
Y nuestro castigo
de paz sobre Él fue.
Enfermedades nuestras
las llevó el Señor.
Su llaga nos curó,
!Nuestro Salvador!
Por nuestros pecados
Él fue molido.
Por nosotros sufrió,
más que un amigo.
Y nosotros le dimos
por el bien, el mal.
No fue recibido.
Decisión fatal.

Salmo 40:8

 

El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado,
Y tu ley está en medio de mi corazón.

Puedo decir esto con verdad? Realmente me agrada, es un deleite, disfruto hacer la voluntad de Dios? Es lo que más me gusta?